Juanpi tiró del Málaga solo y no pudo evitar la derrota ante el Athletic 0-1.

0
201

El Athletic superó con nota y de la mejor manera posible el batacazo del Pizjuán. Ganó en Málaga con un solitario gol de Raúl García y es quinto a falta de cinco jornadas. Pasó pronto página de la cruel eliminación de Sevilla. No le quedaba otra. No habían pasado ni 60 horas y ya le esperaba un Málaga con el cuchillo entre los dientes esperando una presa fácil de abatir por el cansancio acumulado y el bajón anímico por quedar fuera de Europa a las puertas de las semifinales. Valverde tuvo que hacer cambios en todas sus líneas ante la ausencia de hombres tan importantes como Laporte, Iñaki Williams, Sabin Merino y, sobre todo, Aduriz. Y dio descanso a Etxeita, De Marcos, Susaeta y Beñat, que acabaron fundidos en Sevilla. Con todo ello, lo normal es que el Málaga saliera dominador y presionante buscando un gol rápido que allanara el camino. Pero fue Borja Viguera el que dio el primer aviso ante la portería de Ochoa con un remate cruzado que se fue desviado.

El Málaga tiene la suerte de contar con jugadores como Juanpi, con una calidad y un desparpajo tales que, cuando tienen el día, te la lían. Y así fue en la primera parte del partido. La primera llegada clara del Málaga estuvo en sus botas, pero Gorka estuvo sensacional deteniendo un remate que buscaba la escuadra. El portero navarro también fue decisivo en sendos remates muy claros de Charles y el joven venezolano. El Athletic pasó con nota este primer arreón ofensivo del Málaga y, es más, Lekue tuvo la opción del 0-1 antes del descanso en un remate que desvió Ochoa con el pie.

Decisivo Rulo

Tras un nuevo aviso de Juanpi al inicio de la segunda parte, con despeje de Iraizoz a córner, llegó la jugada clave del partido. Córner a favor del Athletic: ejecuta Iturraspe y Raúl García le gana la posición a Albentosa para batir de cerca a Ochoa. Se adelantó el cuadro de Valverde en una jugada a balón parado y al Málaga le entró una crisis de ansiedad que pagaron con el colegiado Sánchez Martínez. Los bilbaínos ya le conocían del derbi vasco que les ganó la Real en San Mamés y no volvieron a caer en la trampa de protestar sus decisiones. A San José y Muniain, incluso, les cayó una multa de 600 euros de Competición por criticar su actuación en el derbi.

El Athletic aguantó el resultado con paciencia y encomendándose a Iraizoz, que volvió a sacar un mano a mano a Charles, para asegurar una victoria que le deja quinto y con mucha moral para afrontar el tramo final de la temporada sin acordarse de Sevilla.

Texto: marca.com

No hay comentarios

Dejar respuesta